La broma telefónica que comenzó con risas y terminó con un suicidio