La brutalidad policial le destroza la cara