Una mala salud bucodental multiplica el riesgo de padecer neumonía, bronquitis o exacerbaciones de la EPOC