Los medicamentos contra el cáncer tardan cada vez más en llegar a las farmacias