Los burros, protagonistas de los belenes vivientes