En busca del 'dolorímetro'