Sigue la polémica sobre los Reyes Magos de Madrid