El cabecilla del secuestro al empresario gaditano es un conocido estafador