Cada euro que se invierte en Salud Mental, la sociedad recupera quince