Los cadáveres parten a España y los heridos reciben a sus familiares