Caen en Barcelona los 'ladrones del abrazo'