En caída libre desde la última fila de gradas en un estadio de Brasil