Un fallo en el cálculo de los anclajes pudo causar la caída de la atracción del Tibidabo