Oviedo tiene las calles más limpias y Jaén las más sucias de España