La ola de calor pone a España al rojo vivo con temperaturas por encima de 40 grados