Del calor extremo, a las tormentas