Los aparatos, los coches, los ordenadores y los edificios también sufren el calor