Unas cámaras de seguridad arrojaron las pruebas para detener a la enfermera de Alcalá