Encuentra 4.200 euros y siete años después se queda con ellos