Los virus cambian su material genético para burlar las defensas del organismo