El cambio climático intensifica los fenómenos medioambientales dejando escenas como las de Toledo