Preocupación entre los empleados de la fábrica de Campofrío