La víctima del caníbal había perdido la fe en la Justicia meses antes de su muerte