Colocan una cápsula del tiempo en el Ártico y la encuentran dos años después a 3.800 kilómetros

Colocan una cápsula del tiempo en el Ártico y la encuentran dos años después a 3.800 kilómetros