Cápsulas al estilo japonés por 300 euros para descansar en el BBK Live de Bilbao