Disfraces, villancicos y lágrimas de emoción: la cara más divertida de la Lotería de Navidad