La carabela portuguesa pone en jaque a los bañistas en las playas de Alicante