El cardenal Jaime Ortega confía en que las liberaciones se produzcan con agilidad