La carga mental, el lastre que persigue a las mujeres día y noche