Sin cinturón y a ritmo de Raphael, denuncian la gestión de Carmena en el Ayuntamiento