El carrito del bebé, el mejor escondite para robar en un supermercado