La sangre encontrada en la casa de Majadahonda es de la inquilina argentina