El castillo hinchable que salió volando en Madrid no estaba anclado