El 91% de las playas catalanas obtiene una calidad de aguas excelente pese a las lluvias