Cataluña se viste de blanco ante un temporal que obliga al cierre de colegios y carreteras