La Catedral de Sevilla endurece las normas de vestimenta en pleno verano