Los análisis detectan fármacos y cáusticos en los cadáveres exhumados del geriátrico de Olot