La crisis económica golpea a los cazadores