Dos cuidadores de Bioparc arriesgan sus vidas para salvar a una cebra recién nacida