Las celebraciones por el Mundial dejan dos muertos y más de cien heridos