Los centros de salud mental privatizados pierden gran parte de su personal sanitario