Los centros de trabajo se paralizan por la huelga feminista