Los cerca de 500 incendios en Portugal provocan más de 30 muertos