El cerdo que ha dividido una ciudad en dos podrá quedarse con su dueña