25.000 mil litros de buena cerveza española acaban tirados en un riachuelo por culpa del GPS