La vacuna contra el cáncer de cérvix es segura y su eficacia es del 98% según el mayor estudio clínico