Los chalecos bomba falsos, el nuevo método de los terroristas para atemorizar más