El volcán chileno Llaima expulsa una gigantesca columna de ceniza y gases