La víctima del ataque de un chimpancé reclama su derecho a demandar al estado