Un chiringuito de Castelldefells regala un refresco por cada vaso lleno de colillas